Sostenibilidad de la Sanidad Pública, ¿soluciones, propaganda o intereses?

“En líneas generales podemos aseverar que el principal cuerpo de reformas no obedece a ninguna evidencia científica y atenta contra los segmentos más desprotegidos de la población, correspondiendo a los intereses partidistas de una casta política que ya parece haber comprometido duramente el futuro de la salud ciudadana.”

Sostenibilidad de la Sanidad Pública, ¿soluciones, propaganda o intereses?.

vía Sostenibilidad de la Sanidad Pública, ¿soluciones, propaganda o intereses?.

¿Gastamos demasiado… o gastamos mal?

Interesante artículo de Juan Simó, publicado en AMF, que desmonta mitos sobre el supuesto incremento del gasto sanitario público en España.

Puntos clave

  • En las últimas décadas nuestro gasto sanitario público ha aumentado menos que el privado, y se mantiene sustancialmente por debajo de la Europa desarrollada.
  • La Atención Primaria es la partida que menos ha crecido en los últimos 25 años; la especializada ha crecido un 20% más que la Atención Primaria y su peso dentro del gasto sanitario público ha aumentado en los últimos 10 años. En cambio, nuestro gasto sanitario ambulatorio privado es de los más altos de Europa, mientras el gasto privado hospitalario es de los más bajos.
  • Las comunidades autónomas más ricas gastan más per cápita en atención especializada, farmacia hospitalaria y administración general. En cambio las más envejecidas gastan más en Atención Primaria y farmacia de receta. Todo ello sin que exista asociación entre riqueza y envejecimiento poblacional.
  • En comparación con la Europa desarrollada, hemos gastado en sanidad pública durante las últimas décadas siempre por debajo de lo que nuestra renta nos permitía, y el crecimiento de nuestro gasto sanitario público respecto del crecimiento de nuestra riqueza no muestra diferencias relevantes en relación con este grupo de países. Y todo ello,. manteniendo durante los últimos 15 años unos indicadores de salud poblacional superiores a la mayor parte de los países europeos.
  • No existe, pues, base racional para considerar que el gasto sanitario público español se haya situado por encima de nuestras posibilidades económicas, ni mucho menos que forme parte de las causas que han conducido a la crisis económica actual.

¿Gastamos demasiado… o gastamos mal? (AMF 2012) No todo es clínica.